viernes, abril 19, 2024
COMUNAS

El Pasaje Lanín de Barracas celebra su vigésimo aniversario

Es un rincón pintoresco, ubicado en el barrio porteño de Barracas, que cumple dos décadas desde su inauguración como una obra de arte en su totalidad. Este encantador pasaje de tres cuadras, rodeado de casitas bajas y repleto de color, fue creado por el artista plástico Marino Santa María como parte del arte público, una disciplina que busca llevar el arte al servicio de la Ciudad.

El Pasaje Lanín, que inicia en Brandsen 2100 y finaliza en la av. Suárez al 2000, transita en paralelo a las vías del Ferrocarril Roca y la calle Aarón Salmún Feijoó y es un lugar emblemático, lleno de expresiones artísticas, es el resultado del ingenio y la visión del artista Marino Santa María.

El creador Santa María explica: “Quise mostrar el barrio del siglo XXI, más allá de las tradiciones. De chico jugaba al fútbol en esta calle. Quizás manché tanto estas paredes con pelotazos que de alguna manera quise limpiarlas. Me impulsó el tomar conciencia de la degradación del entorno y buscar un cambio en la comunicación de mi obra, que saliera de las galerías y los museos y que, en la calle, resultara imponente”.

A su vez, el artista tenía como objetivo impulsar a Barracas hacia el siglo XXI y romper con las supuestas tradiciones que encasillaban al barrio. Quería mostrar que Barracas era mucho más que tango o sus fábricas ya cerradas. En palabras del artista: “Una cosa es conocer y respetar la historia y otra es resistirse a ver cambios. Me gusta el folclore y también mirar el presente y, sobre todo, hacia adelante. Entonces, con el arte abstracto, me corrí de todo aquello. Fue mi manera de decir: ‘Miren que hay un Barracas distinto, un Barracas nuevo'”.

Marino Santa María, nacido en Lanín 33, donde aún tiene su casa-taller, transformó una adaptación de uno de sus cuadros en una fachada y el barrio se revolucionó. Con el tiempo, diferentes vecinos le solicitaron que realizaran obras de arte en las fachadas de sus hogares, contribuyendo así a la evolución progresiva del pasaje en lo que se ha convertido hoy: una verdadera obra de arte en movimiento.

El Pasaje Lanín, con su encanto y originalidad, es un ejemplo de cómo el arte puede transformar un espacio urbano y generar una identidad visual única. Esta iniciativa, respaldada por el compromiso del artista y el apoyo de los residentes, demuestra el poder del arte público como un medio para revitalizar y embellecer comunidades.

Además de este Pasaje, la Ciudad contiene otras iniciativas artísticas que promueven la transformación urbana y la integración del arte en el espacio público. Entre ellas, destaca el programa gubernamental “Arte en las Calles”, que impulsa la creación de murales y esculturas en distintos barrios de la ciudad, generando un ambiente culturalmente enriquecedor y accesible para todos los ciudadanos. Estas intervenciones artísticas no solo embellecen los espacios, sino que también fomentan el diálogo, la reflexión y el orgullo de pertenencia en las comunidades. De esta manera, se fortalece el vínculo entre el arte y la ciudadanía, construyendo un entorno urbano más inclusivo y vibrante en el territorio porteño.

 

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Villa Lugano celebra 113 años de historia y desarrollo

Noticias al Despertar

Villa Crespo, uno de los barrios más emblemáticos de Buenos Aires

Noticias al Despertar

Recoleta: Suspensión de demolición a una construcción

Noticias al Despertar