SALUD

Día Internacional del Riñón: Cuidados y chequeos para prevenir el daño renal


Se estima que 4,2 millones de personas en Argentina padecen enfermedad renal crónica, una patología que afecta a un 10% de la población mundial, y que consiste en el funcionamiento anormal de los riñones por más de tres meses o su alteración estructural.

Esta patología se define como la presencia de daño renal, medida según un indicador bajo del volumen de líquidos filtrados por el riñón. Si no es diagnosticada, con el tiempo puede progresar y llevar a la necesidad de tratamientos complejos y onerosos como la diálisis o el trasplante renal, que buscan sustituir la función de los riñones.

Chequeos simples que salvan vidas

A partir de los 40 años se recomienda realizar un chequeo anual que incluya un análisis de sangre y de orina que permita conocer el estado de salud de estos órganos. Para ello, el testeo debe incluir la búsqueda del nivel de creatinina en sangre y una evaluación de la orina para detectar la presencia de proteínas. Ambos indicadores ayudan a diagnosticar la presencia de enfermedad renal.

Avance silencioso

Si bien la enfermedad renal puede presentarse en cualquier momento de la vida, existe mayor probabilidad de que aparezca a mayor edad. De hecho, después de los 40 años el filtrado de los riñones cae aproximadamente un 1% por año.

En nuestro país hay más de 30 mil pacientes bajo tratamiento de diálisis.

La enfermedad renal crónica está catalogada como ‘una enfermedad silenciosa’, ya que generalmente no presenta síntomas visibles hasta haber avanzado a un estadio en el que la función del riñón no supera el 30%.

Cuándo consultar

La presencia de las siguientes condiciones o signos son motivo de consulta al especialista:

  • Sufrir hipertensión arterial
  • Ser diabético
  • Padecer dolor lumbar o cólicos renales
  • Presentar hinchazón alrededor de los ojos, manos y/o pies
  • Orinar frecuentemente (especialmente durante la noche), sentir ardor o dificultad para orinar
  • Presencia de espuma o sangre en la orina.

Por otra parte, las personas que tengan diabetes, enfermedades cardiovasculares, hipertensión arterial, colesterol elevado, antecedentes familiares de enfermedad renal crónica o quienes sean fumadores, deberían realizarse los chequeos con mayor frecuencia.

Mejor prevenir…

Si bien la diálisis y el trasplante son tratamientos efectivos, los especialistas coinciden en que lo ideal es no llegar a estas instancias y que la enfermedad renal se prevenga con buenos hábitos:

  • Realizar actividad física periódica: al menos 30 minutos diarios de caminata.
  • No fumar.
  • Restringir la sal en las comidas, ni agregándola ni ingiriendo alimentos ricos en ella. Se recomienda reemplazarla por otros condimentos.
  • Beber entre 2 y 3 litros de líquido por día.
  • Disminuir la ingesta de carne vacuna, alimentos ricos en grasas y carbohidratos y aumentar la de pescado, frutas y verduras.
  • Controlar la presión arterial y la diabetes, en caso de padecerla.

Related posts

Cáncer de próstata: por qué debes ir al médico si tienes estos síntomas

admin

Vuelta a clases presenciales en niños con enfermedades crónicas: ¿Qué cuidados deben tener?

admin

Aceites de pescado: Por qué es importante incluirlos en la dieta

admin