SALUD

Las ventajas y riesgos de una dieta vegetariana


No comer carne puede ser una elección de vida pero también, una forma de cuidar la salud. La dra. Dra Juliana Mociulsky, Médica endocrinóloga (M.N. 95.300), define qué es ser vegetariano y cuáles son las precauciones que se deben tomar para llevarla adelante sin déficit de nutrientes importantes.

Se define como vegetariana a aquella persona que no consume ningún tipo de carne, incluyendo aves, pescados o mariscos ni productos que la contengan; como ovo-lácteo-vegetarianos a aquellos cuya alimentación se basa en cereales, frutas, legumbres, frutos secos, semillas, huevos y productos lácteos; lacto-vegetarianos a los que excluyen de la dieta los huevos además de la carne“, explica la especialista”

Los beneficios para la salud de las dietas vegetarianas son reconocidos, ya que disminuyen los riesgos de enfermedades metabólicas crónicas como obesidad, diabetes, hipertensión arterial y enfermedades cardiovasculares. “Este efecto – comenta Mociulsky- es justamente atribuido a la alta ingesta de frutas, verduras, alimentos integrales y baja ingesta de grasas saturadas. Además, este tipo de alimentación favorece la microbiota intestinal por la incorporación de fibra. Asimismo, las personas vegetarianas que viven con diabetes tienen mejor control glucémico. Este tipo de alimentación ha demostrado la prevención de algunos tipos de cáncer, especialmente del colorrectal.

¿Cuáles son los riesgos?

El riesgo de déficit de nutrientes dependerá de qué variante de dieta vegetariana se adopte. “Cuando la dieta incluye lácteos y huevos es más fácil alcanzar los requerimientos proteicos ya que estos son alimentos ricos en proteínas y optimizan la utilización de los aminoácidos que provienen de las proteínas vegetales,” responde la médica.

En las dietas veganas también se pueden cubrir los requerimientos de proteínas con alimentos como las legumbres y sus derivados, cereales integrales, semillas y frutos secos. “Una dieta vegetariana puede proporcionar cantidades suficientes de proteínas de buen valor biológico, si se incluyen lácteos y huevos. También si se ingieren proteínas derivadas de legumbres, frutos secos, semillas y granos enteros”, aclara.

Sin embargo- advierte- los cereales tienden a ser pobres en lisina (aminoácido esencial), lo que puede ser relevante al evaluar las dietas de individuos que no consumen proteína animal y cuando las dietas son relativamente bajas en proteínas, por lo que la combinación de legumbres con cereales resulta fundamental para incrementar la calidad proteica. “

Related posts

“La transparencia en los ensayos de la vacuna COVID-19 es esencial para la confianza pública”

admin

Rinitis y congestión nasal se suman a los síntomas sospechosos de COVID-19

admin

¿Pueden interactuar las vacunas COVID-19 con las de la gripe y la neumonia?

admin