SALUD

Un chico de 12 años se tragó 54 imanes y salvó su vida de milagro


Un niño de 12 años tuvo que someterse a una operación de urgencia que le salvó la vida después de tragarse 54 imanes nada menos, en un intento por averiguar si podía volverse magnético. 

Rhiley Morrison, que tiene autismo y déficit de atención e hiperactividad,  ingirió las bolas magnéticas en dos ocasiones distintas en su casa. Estaba ansioso por saber si harían que el metal se adhiriera a su vientre, además de tener el objetivo de saber cómo se verían.

Cuatro días después, Rhiley comenzó a preocuparse al darse cuenta de que aún no había expulsado las bolitas de metal. Fue cuando se lo comunicó su madre Paige Ward que se había tragado algunas “por accidente”. 

Paige, de 30 años, llevó rápidamente a Rhiley a un hospital, donde los médicos le hicieron una radiografía y se llevaron la enorme sorpresa al descubrir las 54 piezas magnéticos en su estómago e intestino.

Los médicos temían que los imanes pudieran quemar el tejido u órganos vitales e incluso potencialmente causar daños fatales. Por tal razón, fue trasladado de urgencia y sometido a una cirugía donde se extrajeron los objetos en una operación de seis horas.

Rhiley se encuentra recuperándose en su casa. Su madre quiso compartir su terrible experiencia para advertir a otros padres de los peligros potenciales

” Se ven estos casos todo el tiempo”

Tras haber despertado a su madre y su cuidadora de madrugada, el chico fue trasladado al Hospital Real de Salford. Y cuando los médicos descubrieron de qué cantidad se trataba, lo enviaron al Royal Manchester Children’s Hospital en ambulancia.

Las complicaciones generaron que Rhiley pasara 10 días sin poder moverse.  Tampoco pudo comer ni ir al baño.

“No quiero que otros niños o padres pasen por eso. Al principio pensé que le pasaba solo a él, pero el cirujano me contó que ven estos casos todo el tiempo”, amplió la mujer.

Paige reveló además que el cirujano le confirmó que si Rhiley no le decía aquel día de enero que se había tragado los imanes, podría haber muerto.

El riesgo de los imanes

Hay muchos juegos de mesa o de construcción que son de pequeño tamaño y llevan un imán. Si el pequeño se traga uno, no nos daremos cuenta a no ser que nos lo diga o se atragante. Si traga más de un imán en el mismo momento, es posible que lo expulse con las heces, pero si los traga en diferentes momentos, un imán permanecerá en una zona del intestino y el otro en otra, pudiendo atraerse en el abdomen y perforar las asas intestinales con la consecuencia de una posible peritonitis, una perforación intestinal o una necrosis por compresión.

Si detectas que tu hijo ha ingerido cualquier pieza que puede resultar tóxica, dirígete inmediatamente al centro de salud más próximo.

Related posts

Cómo tratar la tendinitis

admin

Historias del COVID19: los brotes superados a tiempo en el interior del país

admin

COVID-19: Estudio piloto con un conocido antiinfeccioso genera optimismo

admin