SALUD

El Malbrán confirmó que una nueva cepa de COVID19 llegó al país


Mediante la secuenciación genómica completa, el ANLIS – Malbrán (Administración Nacional de Laboratorios e Institutos de Salud) confirmó la presencia de la variante de Río de Janeiro en nuestro país (derivada del linaje B.1.1.28), y detectada en Brasil desde octubre del año pasado. ¿Qué importancia tiene este hallazgo?

Definir acciones sanitarias

La directora científico técnica del Instituto Malbrán, Claudia Perandones, (M.N. 83.079) brindó detalles del hallazgo.  “Una de las mejores formas de conocer un organismo es secuenciar su genoma, que contiene las instrucciones necesarias para hacerlo funcionar. Cuando se produce una pandemia como la de COVID-19, conocer el genoma del agente infeccioso responsable proporciona información con gran relevancia para los investigadores. Les permite identificar qué es lo que causa la enfermedad, conocer su origen y evolución con el tiempo o desarrollar estrategias terapéuticas para hacerle frente”, señala la experta del Malbrán.

 “Solo 3 países en todo el mundo cuentan con esta tecnología, EEUU, Reino Unido y Argentina. Esta plataforma es la única aprobada por Food and Drug Administration (FDA), para su uso diagnóstico por genómica para coronavirus y ya está siendo utilizada por laboratorios de referencia en EEUU y en todo el mundo con esta finalidad”, concluyó la directora científico técnica del Instituto ANLIS – Malbrán.

 En este sentido, Pascual Fidelio, director de ANLIS – Malbrán señaló:“la capacidad de obtener datos de los genomas de diferentes patógenos para poder predecir y estudiar brotes epidemiológicos nos ubica a la vanguardia, dado que muy pocas naciones pueden en estos momentos contar con capital tecnológico y humano a la altura de los desafíos”.

El directivo del Malbrán remarcó que “la posibilidad de contar con un equipo de última generación permitirá secuenciar en forma masiva genomas completos de SARS- CoV- 2 y esto implica conocer rápidamente el tipo de cepa, linaje y circulación del virus. Con esta información, sumadas a otras de carácter epidemiológico, pueden definirse acciones sanitarias lo cual es clave en contexto de pandemia”.

Datos clave de la pandemia

La secuenciación genómica durante la pandemia de COVID-19 ha permitido seguir de cerca las mutaciones del virus en el transcurso de la pandemia, a lo largo y ancho del mundo. También, saber cómo se dispersa o si es más o menos contagioso.

Otra utilidad de este método fue detectar las mutaciones responsables de la segunda ola posterior al verano en Europa, la individualización de afectados “super-transmisores” de la enfermedad; e identificar las reintroducciones zoonóticas por los visones en Dinamarca y Francia. También, la secuenciación genómica es la única tecnología que permite la confirmación de reinfecciones.

En los últimos tiempos la secuenciación genómica ha estado en el candelero debido a que se detectan nuevas cepas, como la de Reino Unido, con más capacidad infectiva: la “Nueva Variante del Reino Unido Linaje B.1.1.7.”, presenta un incremento de un 70 % en la transmisibilidad de la infección por SARS-CoV-2 y ya se ha identificado en tres Estados de EEUU y en 33 países más.

Para garantizar la efectividad de las vacunas

 “La secuenciación genómica permite el seguimiento de la diversidad de las regiones del genoma como candidatas vacunales a un nivel de precisión de nucleótidos y su comparación en distintas zonas geográficas, y así vigilar la circulación de los posibles vectores de adenovirus. Cabe aclarar que varias de las fórmulas de vacunación se sustentan en estrategias de vectores de adenovirus y por lo tanto, es fundamental realizar la secuenciación genómica de todos los adenovirus que circulen tanto a nivel nacional como regional, para garantizar la efectividad de la protección a través de la vacunación”, afirma Perandones.

Por su parte, la especialista agrega que “realizar el seguimiento de estas variaciones a través de una vigilancia genómica de la población viral circulante en el país, especialmente, y después la presión vacunal, es fundamental para asegurar la correcta cobertura de los linajes circulantes en la estrategia elegida”. Queda de manifiesto la necesidad de realizar estudios genómicos a gran escala y a tiempo real porque esta es la única tecnología que permite tomar decisiones relevantes para la salud pública.

Fuente: Infobae

Related posts

¿Cómo cambiaron las cirugías de urgencia por la pandemia?

admin

Una década dedicada al tratamiento y a la prevención del síndrome metabólico

admin

Para sobrepeso y ansiedad, naranjo amargo

admin