SALUD

Síntomas que no sabías y te avisan de problemas en el hígado y la vesícula


¿Quieres saber si tu hígado o su vesícula están mal? Presta atención a estos síntomas que no relaciona con estos órganos la medicina convencional… pero sí lo hace la medicina tradicional china, una disciplina milenaria y muy eficaz.

Para esta medicina los órganos se relacionan con emociones y funciones “energéticas”. La vesícula en la Medicina China se relaciona con la toma de decisiones y también con la distribución de chi.

Almacena y segrega la bilis estimulando la peristalsis del estómago y de los intestinos, lo que ayuda a la asimilación y eliminación y a metabolizar las grasas. También se encarga del reparto de las grasas a lo largo del cuerpo; un desequilibrio en esta energía hace que las grasas se repartan de manera desigual (celulitis), o que se engorde a pesar de hacer dieta.

¿Tienes estos síntomas?

Nos dice esta medicina de Oriente que una vesícula agotada o congestionada puede causar dolor en las articulaciones, tensión y dolor en el cuello, ciática, dolor de cabeza en los laterales, un nudo en la garganta, cansancio, desánimo. También son frecuentes los eructos, la acidez, flatulencia, tensión y rigidez de hombros, dolor y rigidez en la mandíbula, náuseas, problemas de ojos (glaucoma), piernas débiles o rígidas, temblores, espasmos, cálculos de vesícula, problemas en la zona alta del cuerpo y síntomas que se desplazan.

A nivel emocional se puede manifestar como apresuramiento, enfado fácil, preocupación excesiva por los detalles, responsabilidad excesiva, timidez y dificultad para relajarse. A nivel mental como rigidez e indecisión. Trabajar con excesivos detalles agota esta energía.

Un bloqueo emocional y mental, como el que se produce debido a estrés prolongado, frustración, enfados, insatisfacción o tensión también generan efectos de tensión sobre la vesícula y el hígado, produciendo síntomas y signos como el dolor en la zona de las costillas bajo el diafragma, suspiros frecuentes, estados de frustración e irritabilidad y humor inestable, dolores menstruales acentuados, malas digestiones, migrañas laterales o de la coronilla, alergias e insomnio. Todos estos síntomas pueden aparecer antes de un cólico biliar y ya nos están indicando un bloqueo de energía.

Cómo actuar antes de enfermarse más

Mejoramos el pronóstico y nuestro estado general dando menos trabajo al Hígado y a la Vesícula Biliar comiendo de forma más saludable, dejando de tomar sustancias que lo perjudiquen y ayudándole en sus labores de eliminación y limpieza .

Los mayores tóxicos para la vesícula son el alcohol, tabaco y el café, salvo que sea de muy buena calidad, suave y tostado sin torrar. Picantes fuertes, carnes, grasas, huevos, fritos, azúcar, bollería, medicamentos innecesarios y comida en exceso se deben consumir lo menos posible.

Si nos levantamos con la boca pastosa y cansados, es mejor no desayunar sino con una infusión de manzanilla con el zumo de medio limón, sin endulzar.

Cena liviano y en lo posible verduras y legumbres.

Related posts

Bastones de muzarella al horno, riquísimos y más livianos

admin

Un chico de 12 años se tragó 54 imanes y salvó su vida de milagro

admin

¿Puede una dieta muy baja en calorías “revertir” la diabetes tipo 2?

admin