SALUD

¿Sabías que el aceite de neem es un repelente y plaguicida no tóxico?


Uno de los grandes desafíos cuando queremos encarar en casa el cultivo de verduras o aromáticas es combatir plagas y enfermedades sin usar sustancias tóxicas. El aceite y el macerado de neem pueden ser buenos aliados de quienes tienen cultivos de verduras comestibles en casa y también, para los jardineros/as que quieren un producto natural para prevenir y eliminar plagas y enfermedades. De hecho ya lo utilizan en nuestro país productores de verduras agroecológicas.

El neem actúa como repelente, incluso en los humanos. También frena el desarrollo de las larvas de los Aedes Aegypti y los Anopheles, dos variedades de mosquitos transmisoras de enfermedades. En la huerta interrumpe el ciclo vital de los insectos impidiendo su desarrollo y su multiplicación.

El árbol del siglo XXI

El neem ha sido declarado por las Naciones Unidas como “el árbol del siglo XXI”. En el subcontinente indio, se utiliza con fines medicinales, cosméticos y en la agricultura.

Sus nombres más conocidos son neem o nim, su nombre científico Azadirachta indica; es un árbol originario de India, que además de combatir más de 60 enfermedades según la medicina Ayurveda, puede ofrecer un eficaz antiplagas ecológico, que no hace daño a las personas, que se hace con las semillas y las hojas.

Un pesticida botánico

El aceite de neem es un pesticida botánico; dado que no afecta significativamente a humanos, mamíferos o insectos beneficiosos, los granjeros usan el aceite de neem como un insecticida y fungicida para mantener alejadas plagas como los pulgones o la mosca blanca. El aceite de neem incluso protege los cultivos de infecciones de hongos tales como la roya y el mildiu. La gente también usa insecticidas con aceite de neem como repelentes de mosquitos y piojos.

La gente de estos países ha disfrutado, durante cientos de años, de los beneficios de machacar las hojas y tallos del árbol de neem, y ponérselos sobre la piel para mantener alejadas las picaduras de insectos como el mosquito. Un uso comercial e industrial más amplio se le encontró al potente aceite de neem, al machacar las semillas de la planta de neem. Cuando el aceite es destilado de las semillas, su mezcla concentrada contiene elevadas cantidades del ingrediente activo azadiractina. Los cultivos comestibles de vegetales no se contaminan cuando se utiliza aceite de neem.

Por qué es ventajoso

    Puede ser rociado sobre los cultivos como un sustituto orgánico, en lugar de otros insecticidas, químicos que podrían ser cancerígenos o tener usos limitados.

El aceite de neem es repelente de insectos dañinos como la mosca blanca, mosquitos, pulgones, ácaros, y gorgojos; así como también, para reforzar las cosechas contra roya, botritis, mildiu y filoxera. Este aceite hace que el sabor de las plantas sea más amargo, así las plagas no las comerán, empleándose como insecticida de contacto. La azadiractina también interrumpe la transición de los insectos entre sus diferentes estados de metamorfosis, como el paso de larva a crisálida. Impide que los insectos desarrollen un exoesqueleto más duro, y que se reproduzcan. Cuando el aceite es absorbido a través de las raíces de las plantas, actúa como un insecticida sistémico, lo que implica que los cultivos no necesiten ser fumigados constantemente.
Otra gran ventaja del uso del aceite de neem es que no perjudica a los insectos beneficiosos. Las mariposas, lombrices y abejas ayudan a las plantas en la polinización y absorción de nutrientes. Los escarabajos, las vaquitas de San Antonio y los crisopos verdes comen los insectos cuando éstos intentan comerse las cosechas.

El aceite de neem

El aceite de neem también se emplea en cosmética y productos para el hogar. Lociones y  sprays para la piel usan el aceite como un insecticida suave que no provoca erupciones cutáneas. Si se empapan bolas de algodón con aceite de neem y se colocan en el armario, impedirán que las polillas se coman los vestidos. Como el aceite de neem tiene un ligero olor a ajo, mucha gente lo preferirá a otras alternativas químicas más fuertes.

El aceite se encuentra en el mercado puro, pero también se adquiere mezclado con jabón potásico o con tierra diatomea, que son otros productos que sirven para combatir plagas de manera ecológica. Otra forma de utilizar el nim, además del aceite, es macerar las hojas y aplicar el líquido sobre las plantas. Hay productores que venden plantines y semillas para sembrar la planta, una especie muy resistente a la sequía, lo que puede ser muy útil en medicina natural, ya que tiene numerosas aplicaciones.

Related posts

” Estable y en descenso” la cantidad de casos de COVID19 en el país

admin

ANMAT prohibió la venta de un arroz y un alcohol en gel

admin

Brote de mil contagios de COVID19 en Tailandia, que apenas había tenido casos

admin