SALUD

Cáncer de colon: los controles son clave para detectarlo a tiempo


En Argentina, el cáncer de colon representa la segunda patología oncológica más frecuente, detrás del cáncer de mama. Pero pese a que se sabe que detectado a tiempo tiene una tasa de curación mayor al 90%, todavía es bajo el porcentaje de personas que se realiza los estudios para su detección, como la colonoscopia o el examen de sangre oculta en materia fecal.

“El cáncer colorrectal es una enfermedad prevenible y curable cuando se diagnostica en etapa temprana y los exámenes deben realizarse en la población general a partir de los 50 años e incluso antes, en aquellas personas con antecedentes familiares de cáncer colorrectal”, subrayó el Dr. Eduardo Sosa, Médico Gastroenterólogo y Director del Hospital de Gastroenterología ‘Dr. Carlos B. Udaondo’’. 

Más estudios preventivos, menos mortalidad

En un encuentro virtual con periodistas llevado a cabo con la colaboración de Merck, los especialistas del Udaondo afirmaron que un mayor índice de realización de los estudios preventivos lograría una disminución en la incidencia y mortalidad por cáncer colorrectal y que para ello, el porcentaje de aceptación debería superar el 60-70%. 

“Los síntomas no suelen aparecer sino hasta que la enfermedad ha avanzado, por eso la importancia de realizarse estos estudios con la periodicidad que lo indique el especialista”, agregó el Dr. Sosa. Entre los principales signos y síntomas del cáncer colorrectal, se incluyen cambios en la evacuación intestinal, sangrado en la materia fecal, dolor abdominal o rectal recurrente, anemia o pérdida repentina de peso. 

Cada vez más consultas

Si bien debido al COVID19 disminuyeron las consultas para detectar este y otros tipos de afecciones, los controles habían aumentado en los últimos seis años.

Con respecto a los motivos de consulta, según el el Dr. Ubaldo Gualdrini, Médico especialista en Cirugía, Coloproctología y Gastroenterología y Miembro del Servicio de Coloproctología del Hospital de Gastroenterología ‘Dr. Carlos B. Udaondo, quien además es ex Presidente de la Sociedad Argentina de Gastroenterología (SAGE), “el primer motivo que lleva a las personas a consultar es la presencia de antecedentes familiares de la enfermedad, especialmente en familiares de primer grado (padres, madres, hermanos), situación que genera una concientización mayor. Aunque son cada vez más las personas que llegan a la consulta preguntando qué tipo de estudio preventivo se deberían realizar”.

Factores de riesgo evitables

“Algunos de los factores de riesgo que pueden aumentar las posibilidades de desarrollar cáncer de colon son ser mayor de 50 años, tener antecedentes de pólipos o de cáncer colorrectal en la familia o padecer enfermedad inflamatoria intestinal. La alimentación también incide: aumentan el riesgo la excesiva ingesta de carnes rojas y grasas, exceso de alcohol, tabaquismo, sobrepeso, sedentarismo y falta de actividad física”, subrayó la Dra. Karina Collia, Cirujana Proctóloga y Miembro del Servicio de Coloproctología del Hospital de Gastroenterología ‘Dr. Carlos B. Udaondo.Dra. Collia.

Como medida de prevención, los especialistas recomiendan, además de la consulta periódica con el especialista, llevar adelante una vida saludable, con alimentación variada y equilibrada, con mayor ingesta de fibras, especialmente frutas y verduras, controlar el peso corporal, evitar el tabaquismo y el exceso de alcohol y realizar actividad física regularmente.

Los estudios que lo detectan

Se puede sospechar en forma temprana la presencia de cáncer colorrectal a través del examen de sangre oculta en materia fecal, que no es para nada invasivo. Luego, existe la colonoscopía, que sí es un método de diagnóstico, es muy sensible y seguro; requiere una preparación del intestino mediante soluciones laxantes, se realiza con una sedación anestésica, por lo que no genera dolor ni molestias.

Ambos son estudios diferentes en cuanto a sensibilidad, especificidad y seguridad. Se utilizan como método de pesquisa de acuerdo con la disponibilidad y accesibilidad y a la recomendación médica en función del cuadro general del paciente. En los casos en los que el test de sangre oculta da positivo (es decir, presencia de sangre en las heces) el paso siguiente será la realización de una colonoscopía complementaria para diagnosticar la causa del sangrado

Related posts

“La transparencia en los ensayos de la vacuna COVID-19 es esencial para la confianza pública”

admin

Vitamina K, aliada de la vitamina D para proteger los huesos y las arterias

admin

¿Probaste la jugoterapia?

admin