SALUD

¿Estás consumiendo bien los minerales que necesitas?


 Entre los minerales más importantes que tu organismo necesita se encuentran el hierro, calcio y magnesio. El doctor Jorge Franchella, médico cardiólogo y deportólogo, que integra el Board of Trustees del American College of Sports Medicine (ACSM, por sus siglas en inglés), explica datos muy útiles sobre su óptimo consumo.

“El calcio tiene tres funciones en el cuerpo: está en el hueso, participa en la coagulación y participa en las reacciones eléctricas del corazón y del músculo esquelético. El organismo es inteligente y le saca calcio al hueso antes que le falte para la coagulación y para el corazón. O sea que nunca va a faltar calcio para estas dos funciones pero sí puede pasar es que si una persona ingiere poco calcio, vaya teniendo un hueso pobre en calcio y después tenga osteoporosis”, comenta el especialista.

Por otra parte, indica que el hierro es necesario para la fabricación de glóbulos rojos.  El hombre necesita 1 miligramo de hierro por día y la mujer 1,5. “La carne roja tiene hierro ferroso, presente en la hemoglobina de la sangre y esa es una forma de hierro que se absorbe el doble que el hierro común. En cambio, si pensamos en el hierro que viene adicionado en una leche, para ser absorbido necesita ir acompañado de vitamina C. Por lo tanto, no siempre estamos absorbiendo todo el hierro que creemos. Tengamos precaución”, subraya.

“Los vegetarianos buscan el hierro en unas algas pero allí no se encuentra con la biodisponibilidad y cantidad tan evidente y eficiente como para cubrir los requerimientos diarios”, aclara.

No olvides el magnesio

En tanto, el magnesio (presente en frutos secos, palta, ciertas semillas y legumbres) es necesario para más de 300 reacciones bioquímicas en el cuerpo. Ayuda a mantener el funcionamiento normal de músculos y nervios, brinda soporte a un sistema inmunitario saludable, mantiene constantes los latidos del corazón y ayuda a que los huesos permanezcan fuertes. También ayuda a ajustar los niveles de glucosa en la sangre. Participa en la producción de energía y proteína.

Por último, el profesional recuerda que la dieta de quien practique ejercicio físico también deberá incluir un adecuado aporte de oligoelementos (como el zinc, manganeso, cobre, entre otros) y antioxidantes (tales como la vitamina E, la pro vitamina A, la vitamina C) para contrarrestar la mayor utilización de oxígeno que se produce en el organismo ante un ejercicio aeróbico.

Related posts

Próxima charla médica virtual de la Asociación Civil Linfomas Argentina

admin

Si trabajas en casa, puedes prevenir el agotamiento

admin

Nicolás Maduro presentó una molécula que, asegura, ” elimina 100% el coronavirus”, ante las dudas del mundo

admin