SALUD

¡Atención! La sangre en la orina es siempre señal de alarma


La aparición de este síntoma puede alertar sobre la presencia de infecciones urinarias, cálculos en los riñones o en la vejiga, e incluso sobre la posibilidad de padecer un cáncer de tipo urológico. No te dejes estar y consulta de inmediato al médico.

La presencia de sangre en la orina se denomina hematuria y siempre debemos prestarle atención. La cantidad de sangre puede ser muy pequeña, tanto que sólo puede detectarse con exámenes de orina o bajo un microscopio; o, en otros casos, puede ser visible a simple vista, tiñendo el agua del inodoro de color rosa o rojo.

¿Por qué aparece la hematuria?

Existen muchas causas que pueden explicar la presencia de sangre en la orina. En general, suele deberse a un problema en los riñones o en alguna otra parte de las vías urinarias. Algunas patologías que pueden manifestarse a través de este síntoma son:

  • Cálculos en los riñones o en la vejiga: La mayoría de las “piedritas” (como se denominan popularmente a los cálculos) son expulsadas espontáneamente, pero es necesario consultar a un médico para tratar las más grandes. En estos casos es típico sentir dolor en la espalda o la cintura, además de ver sangre en la orina.
  • Infecciones en la vejiga, los riñones, la próstata o la uretra: Además de hematuria, pueden causar síntomas incómodos como ardor al orinar o necesidad de orinar frecuentemente.
  • Cáncer de vejiga y de los riñones: Son más comunes en el hombre y ocurren con mayor frecuencia en los fumadores. La franja etaria en la que más debe preocuparse el paciente si observa sangre en la orina es entre los 50 y 60 años ya que el riesgo de aparición de estos cánceres es mayor.

Otras patologías que pueden manifestarse con hematuria son:

  • Inflamación de la vejiga, la uretra, la próstata o el riñón (glomerulonefritis).
  • Lesión en el riñón o la vejiga.
  • Enfermedad renal después de una faringitis estreptocócica, una causa común de sangre en la orina en los niños.
  • Insuficiencia renal.
  • Poliquistosis renal.
  • Procedimiento reciente en las vías urinarias, como cateterismo, circuncisión, cirugía o biopsia del riñón.

Por otro lado, si no existe ningún problema estructural o anatómico en los riñones, las vías urinarias, la próstata o los genitales, el médico tendrá que verificar si el paciente posee un trastorno hemorrágico como hemofilia; anemia drepanocítica; trombocitopenia (cantidad baja de plaquetas) o si presenta un coágulo de sangre en los riñones.

Cuándo contactar al médico

Es posible que la sangre en la orina no sea percibida a simple vista porque se encuentra en una pequeña cantidad y es microscópica. Este caso, denominado microhematuria, podrá detectarse mediante un análisis de sangre de rutina.

Sin embargo, si la hematuria es detectada a simple vista (macrohematuria) el paciente nunca debe ignorar el síntoma y debe consultar de inmediato con su médico, especialmente si también presenta:

  • Molestias al orinar.
  • Deseos frecuentes de orinar.
  • Pérdida de peso inexplicable.
  • Micción urgente.

Estos cuadros podrían complicarse aún más si también:

  • Tiene fiebre, náuseas, vómitos, escalofríos o dolor en el abdomen, el costado o la espalda.
  • Es incapaz de orinar.
  • Está eliminando coágulos de sangre en la orina.
  • Tiene goteo, micción nocturna o dificultad para iniciar el flujo de la orina. Esto puede ser por un problema de próstata.

Tras realizar algunos exámenes médicos (análisis de orina y de sangre, ecografías, urocultivo, etc.), el especialista podrá descartar posibles patologías y establecer la causa de la orina en sangre para dar comienzo así al tratamiento adecuado.

¿Es grave la hematuria?

En principio sí. No obstante, depende de la enfermedad que la produce, por eso ante la presencia de sangre en orina debemos buscar siempre su causa. Por ejemplo, si el origen es un cálculo, la hematuria no es grave. Si tras el estudio adecuado se observa que existe un tumor en vejiga o riñón, el cuadro presenta mayor gravedad.

En términos generales, los especialistas coinciden en afirmar que cuando se produce escozor al orinar, las causas suelen ser benignas; mientras que cuando la persona sangra sin ningún síntoma asociado, las causas pueden ser graves.

No te dejes estar…

Aunque la presencia de sangre en la orina haya desaparecido sin tratamiento, no es conveniente confiarse pensando que el problema ha desaparecido. El paciente debe tener en cuenta que –aunque no vea el sangrado- el problema continúa y se debe averiguar el origen acudiendo al urólogo, quien indicará el tratamiento a seguir dependiendo de la causa de la hematuria.

No confundir

Cuando notes la presencia de sangre en la orina debe descartar que la causa no sea por contaminación de otras vías como puede ser el sangrado menstrual en las mujeres, por problemas de próstata en el hombre o sangre en las heces.

Por otro lado, la presencia en exceso de bilirrubina en orina (llamada coluria) puede teñirla de un color oscuro rojizo y ser bastante parecida a la hematuria. La coluria suele ser secundaria a enfermedades del sistema hepato-bilio-pancreático y es causada por el defecto de secreción de bilis en el tubo digestivo.

Related posts

¿Sabías que el agua de mar puede usarse para cocinar?

admin

El hisopo, la planta bíblica que actúa en más de 10 enfermedades

admin

Comunidad PAMI ya tiene cinco mil voluntarios

admin