SALUD

La salud bucal en las personas diabéticas: Cuidados especiales


La diabetes es una enfermedad en la cual el cuerpo no produce o no utiliza adecuadamente la insulina, una hormona indispensable para convertir azúcar, almidones y otros alimentos en energía. Esta enfermedad trae aparejada múltiples consecuencias en el estado de salud general de quienes la padecen. Por ejemplo, los hace más propensos a presentar problemas odontológicos, a tal punto de comprometer severamente su salud bucal.

Periodontitis y gingivitis

Una investigación reciente ha sugerido que la periodontitis puede ser considerada como una de las complicaciones crónicas de la diabetes, al descubrir que los pacientes diabéticos la presentan en un mayor nivel que aquellos que no padecen la enfermedad.

La enfermedad periodontal es una patología infecciosa, crónica y multifactorial que afecta a la encía y a los tejidos que dan soporte a los dientes. Para producirse, requiere de la conjunción de bacterias (microorganismos) y la susceptibilidad del individuo para instalarse.

Por las características propias de esta enfermedad, los pacientes diabéticos pueden presentar mayores problemas en sus piezas dentales y encías.

Por otro lado, los altos niveles de glucosa en la sangre también colaboran con el crecimiento de las bacterias en la boca, creando un ambiente propicio para el surgimiento de enfermedades gingivales.

Se denomina gingivitis a la etapa temprana de la enfermedad gingival. Esta es una patología que afecta la encía, poniendo en peligro la integridad de los tejidos que rodean y dan soporte a los dientes. No tratar a tiempo esta afección permite que la dolencia avance y se convierta en una periodontitis.

Bocas en riesgo

Investigaciones científicas han demostrado las personas diabéticas no solo son más susceptibles a padecer de una enfermedad gingival severa, sino también que la enfermedad gingival severa puede tener el potencial de afectar el control de la glucosa en la sangre y contribuir a la progresión de la diabetes.

De esta manera, si los niveles de glucosa en la sangre se encuentran mal controlados, la persona está más propensa a desarrollar una enfermedad gingival severa y a perder más dientes que los no diabéticos. Además, como todas las infecciones, la enfermedad gingival severa puede ser un factor en el aumento de los niveles de azúcar y puede dificultar aún más el control de la diabetes.

Por otra parte, existen otros problemas orales asociados con la diabetes como:

  • Aftas.
  • Infecciones causadas por hongos.
  • Boca seca.

Todos estos problemas pueden causar dolor, úlceras, infecciones y caries.

Síntomas de alerta

  • Enrojecimiento de las encías.
  • Sangrado de encías espontáneo o producto del cepillado bucal.
  • Movilidad dentaria sin causa aparente.
  • Mal aliento.
  • Supuración.

Cabe aclarar que cuando las encías están sanas, no sangran y los dientes no se mueven. Esto es válido para cualquier persona, sea diabética o no.

Recuperar la salud bucal

Cuando existen estos problemas bucales, el tratamiento para el paciente diabético es similar al de una persona que no lo es. Sin embargo, se debe tener en cuenta que, en los diabéticos, la cicatrización está alterada y no siempre es satisfactoria. Por ello, se sugiere realizar sesiones de mantenimiento periodóntico más frecuentes, para poder tener más control sobre los tejidos.

Por otra parte, en aquellos casos en que la diabetes del paciente no esté compensada, es conveniente realizar una interconsulta médica previa a la intervención del odontólogo.

Cuidados para prevenir

Las siguientes medidas pueden ayudar a prevenir los problemas dentales asociados con la diabetes:

  • En primer lugar, es fundamental mantener bajo control los niveles de glucosa en sangre. 
  • Extremar las medidas de higiene bucal, cuidando muy bien los dientes y las encías.
  • Utilizar hilo dental a diario. También pueden utilizarse otros elementos como cepillitos interdentarios, palillos, cepillos unipenachados, etc.
  • Complementar la higiene con enjuagues antisépticos.
  • Visitar al odontólogo cada seis meses.
  • No fumar.
  • Si el paciente utiliza dentaduras postizas, limpiarlas diariamente.

“¿Debo informar a mi odontólogo acerca de mi diabetes?”

Claro que sí. Además es importante que el paciente mantenga a su dentista informado acerca de cualquier cambio en su enfermedad o en la medicación. También se debe posponer cualquier procedimiento dental que no sea emergencia si su nivel de azúcar en sangre no se encuentra bien controlado.

Related posts

Se realizará la Primera Reunión Nacional de Organizaciones de Pacientes con Cáncer

admin

LALCEC ofrece mamografías gratuitas en Buenos Aires

admin

¿ Las personas que desarrollan inmunidad por la vacuna pueden donar plasma anticovid?

admin