SALUD

¿Sabés si estás cuidando bien tu corazón?


La pandemia por el COVID-19 causó más de un millón de muertes en todo el mundo en lo que va del año. Sin embargo, las enfermedades cardiovasculares siguen siendo la principal causa de muerte, con cifras que llegan a casi 18 millones de vidas por año, según la publicación que realizó Our World In Data, de la Universidad de Oxford.

Según las estadísticas, el 90% de los infartos se ocasiona por uno o varios de los siguientes factores de riesgo: tabaquismo, obesidad, diabetes, sedentarismo, dislipidemias e hipertensión arterial. En el caso de los pacientes hipertensos, tienen 4,6 veces más probabilidades de sufrir un infarto agudo de miocardio.

Entonces, cuidar nuestro corazón es fundamental, porque actúa como una bomba que impulsa la sangre hacia los demás órganos, tejidos y células del organismo. En este sentido, podemos decir que el corazón es como el motor de un auto: la forma en que se trate determinará cuánto tiempo funcionará y de qué manera.

Son muchas las maneras en las que podemos cuidar nuestro corazón y, con él, nuestro cuerpo.

En primer lugar, el ejercicio físico

Hacer ejercicio aeróbico (caminatas rápidas, trote o ciclismo) por lo menos tres veces por semana durante 30 minutos es esencial para fortalecer el corazón. Realizar actividad física por períodos cortos que juntos sumen 30 minutos por día es tan beneficiosos para la salud como la práctica continua.

Llevar una dieta balanceada

Seguir una alimentación equilibrada puede ayudar a disminuir tres de los principales factores de las enfermedades del corazón: colesterol elevado, hipertensión arterial y exceso de peso. Los hábitos saludables incluyen limitar el consumo diario de sal e incorporar frutas, verduras, cereales, carnes magras y pescado. Se aconseja asimismo reducir el consumo de grasa y colesterol. Además, se recomienda hacer un consumo responsable de bebidas alcohólicas, ya que a menudo aumentan la grasa corporal, lo cual puede, a su vez, incrementar el riesgo cardiovascular.

Evitar el estrés y dormir bien

En estos momentos el corazón aumenta y acelera la presión arterial. Cuando esto sucede, el corazón necesita más oxígeno. El estrés también puede dañar las arterias debido a una mayor producción de hormonas y a un aumento del flujo sanguíneo durante la respuesta al estrés, empeorando las enfermedades del corazón.

Relacionado al estrés está el momento del descanso: las personas que no logran conciliar bien el sueño tienen un alto riesgo de sufrir taquicardias. Además, el dormir mal es un círculo vicioso, ya que genera una sensación de ansiedad que puede conducir a hábitos alimenticios poco saludables.

Atención a los antecedentes familiares

Por último, se recomienda realizarse revisiones médicas exhaustivas y periódicas a partir de los 40 años, como así también chequear la presión arterial, especialmente en personas con factores de riesgo como son antecedentes familiares de enfermedad cardíaca, hipertensión, colesterol, diabetes, obesidad y tabaquismo.

Es importante destacar que, en el marco de la pandemia por COVID-19, la hipertensión arterial es uno de los factores de riesgo de desarrollar formas graves de coronavirus.

Por Manuel Molina Pico (M.N. 111.549), Director Médico de vittal

Related posts

Argentina supera los 20.000 fallecidos por COVID19

admin

Vuelta a clases presenciales en niños con enfermedades crónicas: ¿Qué cuidados deben tener?

admin

Día Internacional de la Concienciación sobre el Ruido

admin