SALUD

Día Mundial de la Osteoporosis: Cuáles son los hábitos que ayudan a prevenirla


Si bien los huesos están en constante cambio y remodelación, la osteoporosis es una enfermedad que se caracteriza por una alteración en la cantidad de calcio del hueso (baja masa ósea) y por una alteración en la distribución del mismo (deterioro de la microarquitectura), cuya consecuencia es un aumento de la fragilidad ósea y un mayor riesgo de fractura.

Más frecuente en mujeres

Esta enfermedad es muy habitual en mujeres especialmente luego de la menopausia. En la Argentina, de acuerdo con los criterios de la Organización Mundial de la Salud (OMS), una de cada cuatro mujeres mayores de 50 años presenta una densitometría normal, dos tienen osteopenia (un nivel de deterioro óseo de menor grado que la osteoporosis) y una, osteoporosis.

Si bien esta es una patología ligada a la postmenopausia, ya que hay un descenso de los niveles de estrógenos; la osteoporosis también afecta a mujeres jóvenes que pueden sufrir fracturas por descalcificación, en particular cuando poseen bajo peso, no se alimentan adecuadamente o presentan otros factores de riesgo.

Causas y síntomas

En su etapa inicial, esta patología no suele presentar síntomas, por lo que casi siempre se descubre cuando se produce una fractura debido al adelgazamiento y debilitamiento de los huesos, especialmente en las caderas, muñecas y columna vertebral. Otras señales de alerta son el dolor de espalda, que puede ser causado por la fractura o el colapso de una vértebra; la pérdida de estatura con el transcurso del tiempo, y la postura encorvada. Sus principales causas son:

  • Envejecimiento: La edad avanzada produce una disminución en la cantidad del hueso, por lo que cualquier persona puede padecerla.
  • Dieta pobre en calcio: Este mineral es fundamental en la formación del hueso. Se encuentra sobre todo en la leche, derivados lácteos, pescado azul y frutos secos.
  • Inmovilización prolongada, ya sea por enfermedad o por sedentarismo.
  • Algunos medicamentos: Por ejemplo, el uso prolongado de esteroides, antiepilépticos o fármacos para la tiroides.
Otros factores de riesgo
  1. Poseer antecedentes familiares de osteoporosis.
  2. Constitución corporal delgada o baja talla.
  3. Falta de embarazos, amenorrea y déficit estrogénico.
  4. Menopausia temprana (a los 40 años o antes).
  5. Intolerancia a los lácteos.
  6. Ingesta excesiva de alcohol.
  7. Tabaquismo.
  8. Consumo excesivo de cafeína.
  9. Llevar un estilo de vida sedentario.
  10. Presentar antecedentes de fracturas no traumáticas.

Huesos en peligro

La principal complicación de la osteoporosis es la fractura ósea, que suele ocurrir espontáneamente o ante un trauma mínimo y acarrea complicaciones importantes: internación, inmovilidad, falta de recuperación de la vida habitual previa a la fractura e incluso, en ocasiones, la muerte.

Se estima que la incidencia anual de fracturas a nivel mundial es de alrededor de 9 millones, de las cuales el 60% ocurre en mujeres. Además, el hecho de padecer una fractura por osteoporosis aumenta significativamente el riesgo de volver a fracturarse en el futuro. Sin embargo, paradójicamente, la mayoría de estos pacientes no reciben después un tratamiento adecuado para su enfermedad.

4 pilares anti-osteoporosis

¿Podemos hacer algo para prevenir la osteoporosis? “¡Claro!”, asegura la doctora María Valeria El Haj, y comparte cuatro hábitos simples y cotidianos que ayudan a cuidar la salud de nuestros huesos:

• Nutrición adecuada: Ingerir alimentos con calcio, como la leche y derivados lácteos. En el caso de no lograr incorporar la dosis diaria recomendada (entre 1200 y1500 mg/día), el médico podrá indicar el consumo de suplementos de este mineral. Asimismo, es importante evitar el consumo excesivo de tabaco o alcohol.

• Ejercicio físico: Mantener una vida activa y hacer alguna actividad deportiva razonable, adaptada a la edad y características de la persona. El ejercicio ayuda a conservar tonos musculares y densidades óseas adecuadas. También mejora los reflejos y, al mismo tiempo, disminuye la incidencia de caídas que predisponen a fracturas. Lo ideal es realizar media hora de caminata diaria.

• Densitometría Ósea: Es el estudio indicado para detectar la osteoporosis y las normas internacionales aconsejan realizarla a partir de los 64 años (salvo en pacientes con alto riesgo).

• Más vitamina D: Tomar sol en horas en que no haya riesgo de exposición a rayos ultravioletas (entre15 y 20 minutos por día) ayuda a mejorar los niveles de vitamina D. Las guías de tratamiento sugieren un aporte diario de entre 800 y 2000 UI de esta vitamina. Pero si los valores son bajos, el médico podrá indicar un suplemento.

ASESORAMIENTO

Dra. María Valeria El Haj (MN 9929)

Related posts

¿Sabés si estás cuidando bien tu corazón?

admin

¿Qué es el Trastorno Específico del Lenguaje (TEL) ?

admin

Segunda ola: La variante Andina del coronavirus ya llegó a la Argentina

admin