SALUD

Cáncer de mama: hay que seguir alerta y controlarse


Hasta la fecha se calcula que en los últimos tres meses hubo en nuestro país, debido a la situación dada por la pandemia, un 50% menos de cirugías por cáncer de mama. El cáncer de mama no conoce al Coronavirus y seguirá su evolución natural. Es más riesgoso no tratar un cáncer de mama que el riesgo que tiene la mujer de contraer el virus por consultar por sus mamas. Lo que no sabemos aún es cómo vamos a poder responder a la demanda contenida en este periodo que sin duda va a ocurrir cuando ceda la pandemia.

Algo similar sucede con las enfermedades cardiovasculares y neurológicas que llegan tardíamente a la consulta, muchas veces con un daño irreparable.

El diagnóstico precoz es fundamental

El cáncer de mama es el cáncer más frecuente en la Argentina. Según datos del Instituto Nacional del Cáncer (INC), 66.131 mujeres enfermaron por diversos cánceres en 2018: 21.538 presentaron cáncer de mama (32,6% del total), 7.165 de colon-recto (10,8% del total), y en tercer lugar se ubicaron los cánceres de pulmón y cuello de útero, el 6.8% del total

Habitualmente la enfermedad localizada en la mama puede generar un “bulto” indoloro y es palpable cuando tiene más de 1.5 cm. También la secreción por el pezón o cambios a nivel de la piel pueden ser las formas de expresarse. La consulta al mastólogo es la primera medida a tomar si una mujer nota alguno de estos cambios en su mama. Por la posibilidad del diagnóstico temprano, es fundamental el control anual para evitar que el tumor aumente su tamaño y se haga palpable.

Para arribar al diagnóstico presuntivo de cáncer de mama, es necesaria la realización de mamografía y ecografía en forma anual a partir de los 40 años, que solo pueden realizarse en centros especializados. Posteriormente, en caso de alta sospecha, se podrá realizar allí la toma de una porción de tejido mamario para su análisis.

Los centros de salud han estandarizado sectores de circulación que permiten individualizar las áreas que circulan personas con sospecha de Covid de las áreas de circulación de personas con otros padecimientos. Esto ha permitido que el acceso a los centros médicos pueda garantizar que se realicen controles médicos con mayor seguridad.

Conoce tus factores de riesgo:

-Ser mujer

Simplemente ser mujer es el mayor factor de riesgo para desarrollar cáncer de mama. Hay unos 20.000 nuevos casos de cáncer de mama invasivo y 2000 casos de cáncer de mama no invasivo cada año en las mujeres argentinas.

-Edad

Tal como con muchas otras enfermedades, el riesgo de contraer cáncer de mama aumenta a medida que envejecemos. Aproximadamente 2 de cada 3 cánceres de mama invasivos se encuentran en mujeres de 55 años o mayores y tendrán el riesgo de padecerlo de 1 cada 8 mujeres a lo largo de su vida.

-Genética

Se cree que entre el 5% y el 10% de los cánceres de mama son hereditarios, causados por genes anormales que se transmiten de padres a hijos. El resto se los considera esporádicos. Ese sub grupo deberá hacer una consulta con un onco-genetista para que el evalúe dicho riesgo y la necesidad de realizar un panel genético o no.

-Sobrepeso

Las mujeres obesas y con sobrepeso tienen un mayor riesgo de recibir un diagnóstico de cáncer de mama en comparación con las mujeres que mantienen un peso saludable, especialmente después de la menopausia. Tener sobrepeso también puede aumentar el riesgo de que el cáncer de mama vuelva a aparecer (recurrencia) en las mujeres que ya tuvieron la enfermedad.

-Antecedentes de embarazo

Las mujeres que nunca han tenido un embarazo a término o que han tenido su primer hijo después de los 30 años corren un mayor riesgo de desarrollar cáncer de mama en comparación con las mujeres que dieron a luz antes de los 30 años.

-Antecedentes de lactancia

La lactancia puede disminuir el riesgo de cáncer de mama, en especial si una mujer amamanta durante más de 1 año.

-Antecedentes menstruales

Las mujeres que comenzaron a menstruar antes de los 12 años tienen un mayor riesgo de sufrir cáncer de mama en el futuro. Lo mismo se aplica a mujeres que atraviesan la menopausia después de los 55 años.

-Uso de TRH (terapia de reemplazo hormonal)

Las mujeres que reciben actualmente, o recibieron hace poco tiempo, una terapia de reemplazo hormonal (TRH) tienen un mayor riesgo de desarrollar cáncer de mama. La cantidad de mujeres que se somete a la TRH ha disminuido drásticamente desde 2002, cuando las investigaciones determinaron la relación de la TRH con el riesgo de cáncer.

-Consumo de alcohol

En las investigaciones se revela sistemáticamente que las bebidas alcohólicas, como la cerveza, el vino y el licor, aumentan el riesgo de las mujeres de sufrir cáncer de mama positivo para receptores de hormonas.

Mamas densas

Las investigaciones han demostrado que las mamas densas pueden dificultar la detección del cáncer de mama mediante mamografías.

-Falta de ejercicio

Las investigaciones muestran una relación entre practicar ejercicio con regularidad a nivel moderado y reducir el riesgo de cáncer de mama.

-Tabaquismo

Fumar causa diversas enfermedades y está vinculado a un mayor riesgo de cáncer de mama en mujeres pre menopáusicas más jóvenes. La investigación también ha demostrado que la exposición intensa, de manera pasiva, al humo está vinculada con el riesgo de contraer cáncer de mama en mujeres posmenopáusicas.

Por la Dra. Gabriela Ferretti (M.N. 81.108), Divulgadora Científica de Grupo Medihome, Médica Neuróloga, Auditora, Clínica y Legista

Related posts

“Los alérgicos no forman un grupo de riesgo para el COVID19”

admin

ANMAT prohibió un desinfectante que se vendía por redes sociales

admin

Creció el uso innecesario de antibióticos y alertan por sus consecuencias

admin