SALUD

Pacientes hipertensos: ¿Pueden tener problemas si consumen fármacos de venta libre?


La automedicación puede generar complicaciones de diversa gravedad y, puntualmente, en personas hipertensas algunos medicamentos pueden aumentar su presión arterial e incluso interferir con el tratamiento de su enfermedad sin que los pacientes lo sepan

“En los hechos existe automedicación en tres casos diferentes: cuando se consumen medicamentos sin que los recete el médico; cuando se continúa tomando una medicación que pudo haber prescripto un facultativo años atrás sin controles periódicos; y también cuando se varía las dosis o la frecuencia con que inicialmente se recetó un determinado fármaco”, explica la doctora Mildren del Sueldo, médica cardióloga y vocal de la Comisión Directiva de la Sociedad Argentina de Hipertensión Arterial (SAHA). Y agrega: “Los fármacos antihipertensivos necesitan de la prescripción profesional para ser adquiridos porque no son de venta libre. Sin embargo, es frecuente encontrarnos en la consulta con las otras dos situaciones comentadas, que sin duda ponen en riesgo la salud del paciente, fundamentalmente porque la hipertensión arterial no es adecuadamente controlada”.

Pacientes poco informados

La cuestión que agrava el escenario es que casi 4 de cada 10 argentinos son hipertensos y no lo saben, por lo que no están alertados sobre los fármacos que pueden aumentar sus niveles de presión arterial. A esto se le suma el hecho de que muchos hipertensos desconocen que hay fármacos potencialmente peligrosos para su salud y que pueden interferir con el tratamiento de la patología.

La automedicación en pacientes hipertensos presenta riesgos concretos, ya que el 5% termina hospitalizado. Del total de los internados, el 10% sufre reacciones adversas a medicamentos, y el 1% muere.

Al respecto, el doctor Nicolás Renna, protesorero de la SAHA, indica que “cuando un paciente hipertenso se encuentra ante un problema de salud leve, como un resfriado o un dolor de cabeza, hace lo mismo que la población en general: consume lo que tiene en casa o lo que otra persona no médica le recomienda, y espera que se le alivie. Pero la automedicación en pacientes hipertensos no está exenta de riesgos. De hecho, el 5% termina hospitalizado, lo que equivale a 162 mil pacientes por año en Argentina. De ese total, el 10% sufre reacciones adversas a medicamentos; y el 1% de los internados por problemas relacionados con medicamentos muere”.

Sodio oculto en medicamentos

“Sabemos que existe una relación entre el mayor consumo de sal (sodio) y el aumento de la presión arterial en pacientes hipertensos, sobre todo en los mayores de 60 años. La mayoría de las presentaciones en sobres o comprimidos efervescentes llevan sodio en su composición, con el fin de aumentar su solubilidad. Y con mucha frecuencia se consumen sobres o comprimidos efervescentes de paracetamol, ácido acetil salicílico (aspirina), ibuprofeno, antigripales o antiácidos. Un estudio realizado sobre más de un millón de personas publicado la prestigiosa publicación científica British Medical Journal evidenció la relación entre el consumo de sodio contenido en esas preparaciones y el mayor riesgo de hipertensión arterial”, puntualiza la doctora del Sueldo.

Fármacos bajo la lupa

Otros medicamentos riesgosos son los antigripales y las gotas nasales, “sobre todo los que contienen pseudoefedrina y fenilefrina para reducir la congestión nasal. Estas sustancias pueden aumentar la presión en hipertensos o personas susceptibles”, agrega el doctor Renna.

Dentro del universo de los fármacos de venta libre, los analgésicos y los antiinflamatorios ocupan el primer lugar. Al respecto, la doctora del Sueldo destacó que “existe una relación probada entre el consumo de estos fármacos y el aumento de la presión, ya que por su acción a nivel renal producen retención de agua y sodio que puede aumentar los niveles”. La mayor parte de los medicamentos comúnmente usados en la jaqueca o migraña contienen combinaciones de fármacos en un único comprimido que individualmente y en conjunto aumentan la presión arterial como la ergotamina, cafeína y antiinflamatorios. “Su uso debería limitarse en hipertensos en los que la cefalea es un motivo común de consulta”, puntualiza el doctor Renna.

Por estos motivos, los especialistas de la SAHA destacan la importancia de no recurrir a la automedicación ante ninguna situación, y más aún si la persona es hipertensa. Asimismo, recomiendan llevar una alimentación sana y baja en sal, evitar el exceso en la ingesta de alcohol, mantener un peso adecuado y realizar actividad física en forma regular para lograr el adecuado control de la presión arterial.

Los más peligrosos

Los fármacos de venta libre más riesgosos para los hipertensos son:

  • Medicamentos que se presentan en sobres o comprimidos efervescentes.
  • Antigripales que contienen pseudoefedrina y fenilefrina.
  • Analgésicos y antiinflamatorios.

ASESORAMIENTO

Dra. Mildren del Sueldo (MP 19.060) Médica Cardióloga y vocal de la Comisión Directiva de SAHA

Dr. Nicolás Renna (MP 8.699) Protesorero de SAHA

Related posts

Ventajas y desventajas de la dieta vegetariana

admin

Investigación: Un antiparasitario eliminaría el COVID 19

admin

Vitaminas: ¿Cuáles son los riesgos de consumirlas en exceso?

admin