SALUD

“¿Debería hacerme una espirometría?”


En el Día Mundial de la Espirometría, es importante resaltar que este simple estudio permite conocer el estado del aparato respiratorio y diagnosticar enfermedades de manera precoz.

La espirometría es el estudio más utilizado y recomendado para evaluar variados síntomas respiratorios, ya que es sencillo, no invasivo y de bajo costo. Debe ser realizado por médicos neumonólogos, y aporta información sobre el funcionamiento de pulmones, bronquios, tráquea, músculos respiratorios, etc.

¿Cómo se hace?

Este estudio puede ser utilizado desde los 3 años de edad en adelante, no requiere muestras de sangre, anestesia, ayuno y se efectúa en alrededor de 20 minutos.

El paciente debe sentarse en una silla y soplar fuerte varias veces dentro de un aparato diseñado para medir la cantidad y fuerza del aire espirado. “De ese modo será posible medir el volumen de aire exhalado (disminuido en diversos cuadros) y detectar trastornos que comprometan el pasaje de aire a través de los bronquios, como con frecuencia se observa en personas con asma o enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC)”, explica el doctor Santiago Arce, médico neumonólogo de la Asociación Argentina de Medicina Respiratoria (AAMR).

Los valores de capacidad respiratoria y velocidad del flujo aéreo obtenidos se comparan con los valores de referencia surgidos de los estudios realizados en población sana, tomándose especialmente en cuenta la edad, la raza, el sexo y la talla del paciente para realizar dicha confrontación.

¿Cuándo debe hacerse?

De acuerdo con el doctor Arce, la persona debería visitar a un neumonólogo y hacerse una espirometría si:

  • Siente síntomas respiratorios tales como tos, catarro, silbidos en el pecho o falta de aire al hacer esfuerzos.
  • Es fumador o ex fumador.
  • Tiene una enfermedad respiratoria ya diagnosticada, como asma, enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), fibrosis pulmonar u otras vinculadas al hábito de fumar. En esos casos el estudio se realiza en forma periódica para controlar la evolución y valorar la respuesta al tratamiento instituido.
  • Está involucrado en actividades laborales vinculadas a industria minera, textil, química, metalúrgica, maderera, entre otras. Para ello, deberá controlarse al comienzo de la relación laboral y luego, a intervalos regulares, dependiendo del tipo de riesgo.
  • Va a someterse a una cirugía.
  • Va comenzar a practicar un deporte.
  • Posee una enfermedad respiratoria conocida, o factores de riesgo para padecerla.

Otras indicaciones

También se indica una espirometría para:

  • Conocer el estado de salud pulmonar en personas fumadoras o ex fumadoras.
  • Valorar el riesgo de procedimientos quirúrgicos, especialmente la cirugía torácica y la utilización de anestesia general.
  • Medir el resultado obtenido con distintos tratamientos, especialmente con los fármacos que aumentan el calibre de los bronquios (broncodilatadores).
  • Evaluar la repercusión de cualquier enfermedad no respiratoria sobre la capacidad pulmonar, como por ejemplo las enfermedades cardíacas.
  • Valorar la condición respiratoria antes del ingreso a programas de rehabilitación o de entrenamiento y actividad física deportiva.

Indicaciones previas al estudio

Si el paciente es fumador se le pedirá que se abstenga de fumar una hora antes de la espirometría, como también se recomienda no ingerir una comida abundante y no realizar ejercicio físico intenso al menos desde dos horas antes del test.

ASESORAMIENTO

Dr. Santiago Arce (MN 111.838) Médico Neumonólogo en Asociación Argentina de Medicina Respiratoria (AAMR).

Related posts

El dengue sigue al acecho: reconoce los síntomas

admin

COVID19: el impacto en quienes esperan un trasplante de órganos

admin

Elimina grasas y baja la inflamación con leche de alpiste

admin