ESPECTÁCULOS

Tita Merello: anécdotas de una estrella que superó todas las pruebas

@RFilighera

En la radio, Tita hizo un éxito fundamental que se llamó “Mademoiselle Elise”, del autor Mario Luis Moretti, con la coordinación de Armando Barbeito y que contaba con un elenco integrado, entre otras figuras, por Luis Tasca y Guido Gorgatti. Los amigos de Tita recordaban siempre que al terminar el ciclo, cuya duración fue de cuatro meses, Tita invitó a todo el plantel (actores y técnicos) a pasar una noche inolvidable, cena mediante, en el Tabarís. Como no podía ser de otra manera, el primer tango lo bailó Tita con Armando Barbeito y los aplausos no se hicieron esperar.

En el estudio del mencionado ciclo que se llevó a cabo en Radio El Mundo, había público que seguía con verdadera unción las alternativas de cada uno de los personajes de esa impactante historia. Tita no repetía nunca un vestido y era atendida por el modisto más importante de esa época: Héctor Fergo.

En televisión participó en un ciclo muy popular con dirección de Chicho Serrador y que le posibilitó también, a la estrella del cine argentino, hurgar en sus mejores condiciones dramáticas.

Fue una de las figuras de nuestro cine que tenía coche con chofer. Se trataba de una mujer exquisita en las reuniones que realizaba con los amigos en su casa; degustaba el mejor champagne francés y lo batía en una pequeña y manual batidora de oro. A la mejor manera de una Greta Garbo.

A nivel teatral, Tita realizó en la calle Corrientes uno de sus grandes trabajos: “Hombres en mi vida”. Aceptó llevar a cabo esta actuación con la condición de que su rostro se constituyera en la marquesina más grande de la cartelera porteña. Por un problema de salud que tuvo en ese entonces, Tita no podía cumplimentar con todas las funciones y fue reemplazada por Eva Franco. Como dato estadístico, cabe señalar que Tita llenaba la sala; Eva, en cambio, alcanzaba únicamente a convocar a un cincuenta por ciento de espectadores.

Junto a Eva Franco, colega y competidora.

Fue amante del actor Tito Alonso cuando ambos se encontraban realizando, en teatro, la inmortal obra “Filomena Marturano”. Precisamente, Tito Alonso llevaba a cabo el personaje del hijo de Filomena, rol, como apuntamos, que generó la consagración definitiva de Tita. Entonces, pareja no oficial, en la realidad; madre, en la ficción.

La relación de Tita con el realizador Lucas Demare durante el rodaje de “La Madre María”, más allá de muchos años de amistad y conocimiento, se había tornado por momentos irascible, a punto tal que ambos no se dirigían la palabra. Sin embargo, cuando la cosa no se enfriaba, Tita recomponía el vínculo llevándole una bandeja de masitas y diciéndole al oído al realizador: “Che, Luquitas… dejate de joder, hagamos las paces de una vez por todas”. Obviamente, se fumaba la “pipa de la paz” hasta la próxima discusión.

Una de las primeras incursiones de Alfredo Alcón en el cine fue precisamente en el filme “La morocha”, del director Ralph Pappier y que contó con la actuación protagónica, precisamente, de Tita. El estilo de Alfredo con todos sus colegas, y aún más más con aquellas figuras rutilantes de nuestra escena, radicaba en tratarlas de “usted” y con un decoro propio quizá de los ámbitos diplomáticos más exigentes. En determinado momento del rodaje, Tita, con su habitual estilo, le dijo en la cara: “Che, pibe… más vos que usted”.

Tita fue para la cantante y actriz María José Demare su gran madrina, tanto desde lo humano como en lo profesional. El seguimiento de la Merello para con su ahijada era rigurosamente minucioso. No solamente la ayudaba en cualquier instancia del territorio laboral, sino que además se había convertido en una verdadera guía de consejos para su estilo de alimentación y de vida en general.

Por R.F

Related posts

Murió Bobby Brown Jr, hijastro de Whitney Houston

admin

Lizy Tagliani, feliz con su novio

admin

Nacha Guevara le puso los puntos a Lola Latorre y Lucas Spadafora tras las burlas

admin