WeCreativez WhatsApp Support
Nuestro equipo de atención al cliente está aquí para responder sus preguntas. ¡Pregúntenos cualquier cosa!
Hola como le puedo ayudar
SALUD

Adultos mayores: La elección del zapato correcto previene caídas


A la hora de elegir un calzado, la estética es el factor que tiene más peso. Sin embargo, es importante tener en cuenta otros aspectos para poder caminar con comodidad, evitar dolores y, sobre todo, no resbalarse y caerse.

Elegir un calzado cómodo, adecuado y bonito puede ser una tarea compleja para cualquiera, y aún más para una persona mayor. Con la edad ocurren cambios fisiológicos que afectan a la forma de andar, y, aunque no se tenga ningún problema específico, es necesario recurrir a un calzado especial que se adapte a la forma del pie y al caminar.

Otro requisito importante que se debe considerar es la seguridad, ya sea tanto para evitar caídas como para prevenir distintas lesiones en los dedos y en la planta de los pies debido a una excesiva presión.

Algunos consejos y consideraciones

Antes de empezar a seleccionar un calzado, hay que tener en cuenta algunas cuestiones que van más allá de los gustos y las preferencias estéticas:

  • La capacidad para calzarse.
  • Las posibles deformaciones de los pies.
  • La existencia de dolor.
  • El uso que se le vaya a dar a los zapatos.
  • La forma de caminar.

Respecto a este último punto, el andar de las personas mayores está influenciado por los cambios propios de la edad y los efectos de distintas patologías y problemas que van apareciendo a lo largo de los años, como por ejemplo la inestabilidad de la marcha que puede producir resbalones y caídas. Otros pueden sufrir una reducción de la capacidad de movimiento a causa de patologías como la artritis o la obesidad, que contribuyen a la aparición de trastornos en la forma de caminar.

¿Qué buscar entonces?

Un calzado adecuado debería tener las siguientes características:

  • Debe ser cómodo, adaptarse bien a los movimientos del pie y favorecer una marcha más eficiente.
  • Las suelas deben ser resistentes, antideslizante y que no se resbalen fácilmente. También deben amortiguar correctamente los impactos contra el suelo para evitar daños en el talón y la planta de los pies.  
  • El calzado tipo “botín” es muy recomendado, ya que es firme y con interiores resistentes.
  • En su mitad posterior, conviene que el material sea menos flexible para que sujete bien el talón.
  • Debe tener una anchura adecuada, sin apretar el pie ni el tobillo, pero sin “bailar”.
  • La horma debe ser acorde con la forma del pie, y la puntera ancha para que no apriete los dedos y permita su normal movimiento (hacia los lados y también hacia arriba y abajo).
  • Los tacos no deben ser muy altos: no más de 4 centímetros.

Calzados no recomendados

Aunque puedan parecer muy cómodos, algunos tipos de calzados como las pantuflas sueltas, las ojotas o las “crocs” pueden producir caídas porque el pie no está bien contenido. Asimismo, los zapatos con suelas e interiores blandos como las zapatillas pueden hacer que el pie pierda estabilidad y atentan contra el buen equilibrio. Finalmente, en las mujeres, se desaconseja el uso de calzado “tipo sandalia” sin refuerzo en los talones.

A la hora de comprar…

  • Lo mejor es elegir un zapato al final del día, cuando el pie se encuentra más dilatado.
  • Probarse ambos zapatos, ya que siempre hay un pie más grande que el otro.
  • Si el dedo gordo roza la puntera o aprieta en algún punto, pedir un talle más. Debe haber al menos un centímetro de separación entre éste y la costura del interior del zapato.

Related posts

El consumo excesivo de alcohol no debe ser “normal”

admin

Día Mundial de la Vista: ¿Cuáles son las patologías oculares que afectan a las mujeres?

admin

El dengue sigue al acecho: reconoce los síntomas

admin