ESPECTÁCULOS

David Lebón, íntimo: “La paciencia siempre tiene su premio”

@RFilighera

En la intimidad de su casa, a pocas horas de haber obtenido uno de sus premios más importantes, David Lebón compartió con nosotros los momentos fundamentales de su trayectoria y analizó el rol social de la música.

-¿Qué sensaciones te ha dejado la obtención del Gardel de Oro?

-Una sensación de felicidad por mí y por todo el equipo, la sensación de que la paciencia tiene su premio, y que me llega en un momento en que lo puedo disfrutar con plenitud.

-¿Cómo podrías definir tu actual etapa musical?

-Es una etapa de reencuentro con toda mi esencia, con lo que soy y lo que siempre fui.

-¿Cuáles han sido aquellos episodios que marcaron tu carrera?

-Muchos, pero si tengo que mencionar uno de los más significativos, fue descubrir a los Beatles.

-¿Qué diferencias encontrás en el contexto que vivieron los músicos de tu generación con el que tienen los jóvenes hoy?

-Más que un cuadro de situación, es un cuadro de evolución; la música continúa a través del tiempo y hoy en día hay jóvenes que se manifiestan en diversos estilos, cada uno con lo que se siente identificado o inspirado. Mi generación pudo a través del rock, en este caso, irrumpir con letras en español y contar a través de sus letras sobre lo que pensábamos y nos preocupaba.

-¿La música puede desactivar prejuicios culturales tal como lo intentó Daniel Barenboim al integrar judíos y palestinos en su agrupación?

-La música siempre va a estar más allá de cualquier prejuicio, para quienes entiendan la música como un vehículo o una herramienta donde se pueden transmitir emociones.

Confesiones a la histórica revista Pelo

“Mi madre era china y también fue espía”

Una vida dedicada a explorar sonidos. (Foto: Archivo Diario Crónica)

En la revista Pelo, febrero de 1988, David Lebón daba cuenta de un episodio personal y que por sus características impensadas y misteriosas, al mejor estilo de las películas de la época dorada de Hollywood, nos metía de lleno en un relato de particular aventura e impacto. “Mi vieja es china. No china con los ojos así. Nació en China”, reseñaba el artista, dándole al relato un interés de particular atractivo. “Sus abuelos eran rusos, habían llegado a China escapando de la revolución bolchevique y mi madre, Alexandra, había nacido accidentalmente”.

Según contaba Lebón, con lujo de detalles, antes de casarse con Manolo, su madre “se fue a Londres y se enamoró de un piloto inglés. El mismo día que se casaron, el tipo se fue a hacer un vuelo de reconocimiento y lo bajaron”. Eran tiempos de la Segunda Guerra Mundial y, a partir de ese momento, Alexandra se hizo aliada como paracaidista y fue espía en esa contienda”, continuó ante la sorpresa de Nora Fisch, la periodista que estuvo a cargo de la entrevista.

“En el último salto que iba a dar, cayó justo en medio de un campo de concentración. La agarraron, la torturaron, le hicieron de todo. Entonces, para no pasar frío (era invierno, nevaba) ni hambre, mi vieja, acostumbrada a eso, le daba un par de besos a un tipo, de bronca, de resentida y a cambio le daban heroína para pasar el frío. A todo esto, los que estaban encerrados le decían que era una vendida. Y mi vieja se cagaba de risa de los nazis y de los demás: hacía la suya. Cuando a los pocos meses vinieron los aliados, mi vieja agarró un revolver y mató a los tres o cuatro que la habían torturado”, narró con particular énfasis.

Related posts

La “pancita” de Mica Viciconte que despertó sospechas de embarazo

admin

La foto familiar de Yanina Latorre en Miami tras el escándalo por la vacuna

admin

Moria Casán recordó el día que Sofía Gala cumplió un año alejada de las drogas

admin