SALUD

Consejos para cuidar la columna vertebral según tu edad


Se estima que 8 de cada 10 personas padecen algún síntoma en la espalda en algún momento de sus vidas. Allí mismo reside la columna vertebral, verdadero eje que rige todo el organismo y que aloja al Sistema Nervioso Central.

La columna es responsable de la sujeción corporal; actúa como balanza para contrarrestar la gravedad; da movilidad; protege la médula espinal y sirve de anclaje a ligamentos y músculos, que determinan el grado de flexibilidad y rigidez.

Como eje de la salud de todo organismo, es necesario cuidar la columna en las distintas etapas de la vida, evitando “posibles subluxaciones, que son la causa de más del 90% de las afecciones que padecemos cotidianamente”, asegura el Doctor en Quiropraxia Diego Mellino, Fundador de La Clínica de la Columna y de la Fundación Quiropraxia para Todos.

Primeros años de vida

Durante el parto puede ocurrir la primera subluxación vertebral, debido a la presión que se ejerce sobre la columna cervical del bebé, afectando el normal crecimiento y desarrollo del niño. Cuando existe alguna subluxación vertebral, el organismo se ve limitado para mantener su propia salud, ya que la capacidad de auto-organización y auto-reparación no funcionan en toda su magnitud.

Las subluxaciones pueden estar “dormidas” por años y manifestarse en forma repentina. Por ello, ya en la primera infancia el cuidado quiropráctico juega un rol clave, tanto preventivo como correctivo.

Niñez y adolescencia

Los niños son los que sufren más subluxaciones debido a las múltiples caídas, malas posturas, mochilas pesadas, aprender a caminar o andar en bicicleta. De hecho, las estadísticas indican que desde el nacimiento y hasta los 5 años, se experimentan 2500 caídas en promedio; por ello, es prácticamente imposible que un niño a esa edad no padezca una subluxación vertebral y necesite una corrección de su columna a través de la quiropraxia.

En estos últimos años, se agregan además las malas posturas relacionadas con el uso excesivo de dispositivos electrónicos (celulares, tablets, PCs, etc.) En esta etapa son comunes las escoliosis o cifosis con marcadas alteraciones en la curva cervical que se presentan con dolor de cabeza, mareos, cosquilleo en las extremidades, etc.

Adultez

En esta etapa, el estrés es causante de más del 90% las afecciones de salud. La falta de actividad física, el poco descanso y la constante preocupación de la mente son factores que llevan a la subluxación vertebral y a la alteración de las curvas normales de la columna (rectificaciones cervicales, hipercifosis dorsales, hiperlordosis lumbar).

“Para la quiropraxia una columna correctamente alineada, sin subluxaciones vertebrales y libre de interferencias es la base de una salud integral e inteligente. El organismo está apto para reaccionar debidamente ante el estrés y superarlo con éxito”, explica el quiropráctico Mellino. Por eso, para la quiropraxia es esencial mantener el organismo interconectado y libre de interrupciones de los impulsos nerviosos emitidos y recibidos por el Sistema Nervioso Central.

Ancianos y adultos mayores

Con el paso de los años, son habituales los casos de cifosis dorsal aumentada (más conocida como joroba) que se genera por una postura incorrecta mantenida por un largo tiempo, por falta de actividad y sedentarismo.

También son numerosos los casos de hernia de disco, que tienen como función principal amortiguar y distribuir las cargas del cuerpo, estabilizando al mismo tiempo el movimiento de las vértebras.

“Tanto para prevenir una degeneración prematura de la columna vertebral como para corregir su curvatura, la quiropraxia ayuda a mantenerla en su correcta postura. El movimiento correcto de las vértebras es la única manera de que los discos se nutran e hidraten y puedan así cumplir eficientemente su función de ‘almohadilla’”, comenta el quiropráctico.

5 consejos para una columna sana

  • Buena postura: Tratar de que las orejas estén alineadas con los hombros y, además, que los omóplatos estén replegados. Cuando la alineación es correcta, disminuye la tensión sobre la columna.
  • Respirar profundo desde el estómago: Permite que los nervios de la columna se muevan en los conductos espinales, lo que reduce el dolor y genera una sensación de bienestar.
  • Ejercicio diario: Diez minutos de ejercicios sencillos al día son suficientes para fortalecer la columna. Estiramientos de cuello y movimientos de lado a lado, de arriba abajo y de la oreja hacia el hombro son los más indicados.
  • Dieta saludable: Proteínas, grasas saludables, frutas y vegetales son necesarios para desarrollar un cuerpo esbelto y músculos que den soporte a la columna.
  • Buen descanso: Muchos de los problemas del cuello y la espalda están relacionados con el insomnio y la falta de sueño.

ASESORAMIENTO

Doctor en Quiropraxia Diego Melino. Ex presidente de la AQA (Asociación Quiropráctica Argentina). Director general de la Clínica de la Columna. Fundador y presidente de la Fundación Quiropraxia Para Todos (FQPT).

Related posts

“Las mujeres 5.0 no somos solo menopausia”

admin

Guía para corregir los ritmos de sueño

admin

Encuentro virtual gratuito para aprender RCP

admin