SALUD

Paradoja antioxidante: cuando los suplementos pueden ser perjudiciales


Basadas en los estudios clínicos, las organizaciones cuya tarea es la de regular la salud pública no recomiendan los suplementos con antioxidantes en personas saludables. 

Múltiples estudios han demostrado que dosis suplementarias de vitaminas, además de no tener mayores beneficios, pueden ser peligrosos. Esto se relaciona con que los antioxidantes en altas dosis provocan un efecto perjudicial.

Cuidado, fumadores

En un famoso estudio de 1994 publicado en la revista médica “The New England Journal of Medicine” a 29 mil hombres finlandeses, todos fumadores, se les dio vitamina E diariamente, betacaroteno (un precursor de la vitamina A), ambos o un placebo. El estudio encontró que los que tomaron betacaroteno durante cinco a ocho años tuvieron más probabilidades de morir de cáncer de pulmón o enfermedades del corazón.

 
Dos años más tarde, la misma publicación expuso otro estudio sobre los suplementos vitamínicos. En él, 18 mil personas que tenían un riesgo mayor de padecer cáncer de pulmón por exposición a químicos o cigarrillo recibieron una combinación de vitamina A y betacarotenos o un placebo. 
Los investigadores interrumpieron el estudio cuando encontraron que el riesgo de morir de cáncer pulmonar para aquellos que tomaron las vitaminas era 46 por ciento más alto. 

Años después, en 2004, una revisión de 14 estudios encontró que los suplementos con vitamina A, C, E y betacaroteno; y selenio para prevenir los cánceres intestinales, de hecho, aumentaron la mortalidad. 

Otra revisión publicada en 2005 en la revista Annals of Internal Medicine encontró en 19 ensayos clínicos en las que participaron cerca de 136 mil personas, los suplementos con vitamina E aumentaron la mortalidad. Ese mismo año, una investigación en personas con enfermedades vasculares o diabetes reveló que la vitamina E aumentaba el riesgo de insuficiencia cardíaca. Increíble pero real.

La paradoja antioxidante

Esto se debe a que los radicales libres no son tan malos como se cree. De hecho, los necesitamos para matar bacterias y eliminar células malignas. Cuando se toman suplementos vitamínicos con altas dosis de antioxidantes, se pierde el balance entre la producción y la destrucción de los radicales libres. Esto disminuye la capacidad del sistema inmune de eliminar los “invasores” dañinos. Los investigadores lo llaman la paradoja antioxidante. 

Related posts

Qué es la muerte súbita, causa de cuarenta mil fallecidos por año en el país

admin

Para EPOC, baja inmunidad y diabetes, prueba la genciana

admin

Argentina: Se confirmaron 87 nuevos casos de COVID-19

admin