SALUD

El ácido que combate el hígado graso, un mal muy frecuente


Generalmente el diagnóstico del hígado graso se hace en un chequeo o investigando otros problemas de salud, porque en una primera etapa el hígado graso no produce síntomas.

Los hepatólogos alertan que es una condición de salud que debe tomarse en serio. Es una condición asociada al sobrepeso y obesidad, la vida sedentaria y la falta de chequeos de salud. Consiste en la acumulación de tejido graso en el hígado.

Este cuadro está convirtiéndose en una creciente causa de insuficiencia hepática y necesidad de trasplante. De hecho, dada la efectividad de los medicamentos para la hepatitis, se espera que ésta pase a ser la primera causa de trasplante en el futuro cercano.

Uno de los suplementos naturales que más benefician al hígado es el ácido alfalipoico o ácido tióctico. Este se usa como suplemento en distintas dosis de acuerdo con el problema que se quiera mejorar. En el caso del hígado, se recomiendan 600 mg diarios. El ácido alfa lipoico (ALA), un compuesto organosulfurado producido naturalmente por el cuerpo, es responsable de convertir los nutrientes en energía. También protege las mitocondrias de las células frágiles, aumenta la energía celular y promueve el metabolismo eficiente.

ALA es un potente antioxidante que puede neutralizar los dañinos radicales libres. Y tiene una característica única: es soluble en agua y soluble en grasa. Esto significa que está fácilmente disponible biológicamente, y puede penetrar y beneficiar a todas las células del cuerpo.

El ALA recarga y regenera otros antioxidantes protectores del hígado, incluidos las vitaminas C y E, el glutatión y el coQ10 (el ácido alfa lipoico puede mejorar y potenciar los beneficios de estas sustancias, todos antioxidantes muy potentes). Además, se une y desintoxica metales pesados del cuerpo como el mercurio y el plomo.

El médico Burton Berkson, un consultor experto en ALA para los Centros para el Control de Enfermedades de EE:UU, es una de las autoridades más importantes del mundo en el uso de ALA para la enfermedad hepática. El Dr. Berkson informa que el ácido alfa lipoico reduce las enzimas hepáticas, reduce la carga viral en caso de haber hepatitis y alivia los síntomas de la enfermedad hepática.

En las últimas dos décadas, el Dr. Berkson ha utilizado el ácido alfa lipoico para tratar una variedad de trastornos hepáticos, incluidos esteatosis hepática no alcohólica, hepatitis B y C, hepatitis autoinmune y cirrosis biliar primaria.

En un estudio publicado en la revista médica Obesity, la administración de suplementos de ácido alfa lipoico (ALA), también llamado ácido tióctico,  evitó la acumulación de triglicéridos en el hígado. El equipo sugirió que el ALA podría ser particularmente útil en la prevención de hígado graso no alcohólico en individuos obesos con resistencia a la insulina.

En otro estudio revelador publicado en el Journal of Nutritional Biochemistry, los investigadores descubrieron que el ALA puede prevenir la esteatosis no alcohólica causada por el consumo excesivo de grasas. Como beneficio adicional: el ácido alfa lipoico también ayudó a prevenir el aumento de peso.

Y, en una investigación publicada en Nutrition, el equipo confirmó los potentes beneficios antioxidantes del ALA, que fueron especialmente efectivos cuando se trató de aliviar el estrés oxidativo asociado con una dieta alta en grasas.

 

Related posts

Dormir en camas separadas: ¿Ayuda o daña la relación en la pareja?

admin

Coronavirus: Atención a los síntomas digestivos

admin

“No podemos perder lo ganado”

admin