SALUD

Descubren cómo el COVID daña silenciosamente los pulmones y cómo detectarlo a tiempo


La diseminación del COVID 19  a nivel casi planetario permite, según médicos y científicos, ver las numerosas caras de este virus, es decir los posibles síntomas que dan el alerta sobre una posible infección. También, al enfrentarse a miles y miles de casos, los médicos han ido descubriendo efectos y reacciones del organismo afectado que, tomados a tiempo, cambian la historia de un paciente.

Hipoxia silenciosa. Este nuevo término se expandió en las redes de la mano de un artículo escrito para el diario estadounidense New York Times por el dr. Richard Levitan, profesional especialista docente en intubación quien está dando servicio voluntario en el Hospital Bellevue ( Estados Unidos).

Una persona normal tiene una saturación de oxígeno que ronda el 97%. Según el especialista, cuando ataca el Covid, los pacientes con pueden no sentir una dificultad notoria para respirar, pero su saturación de oxígeno comienza a disminuir hasta ser peligrosamente baja. El virus ” engaña” al organismo y daña los pulmones silenciosamente. Con menos de 80% de saturación, el organismo ya está expuesto a falla multiorgánica y el cerebro, a punto de dejar de funcionar.

“Los pacientes compensan el bajo oxígeno en la sangre al respirar más rápido y más profundo, y esto sucede sin que se den cuenta. Esta hipoxia silenciosa, y la respuesta fisiológica del paciente a ella, causa aún más inflamación y más bolsas de aire que colapsan, y la neumonía empeora hasta que los niveles de oxígeno caen en picada.

En efecto, los pacientes se lesionan los pulmones al respirar más y más fuerte. El veinte por ciento de los pacientes con neumonía por Covid pasan después a una segunda y más mortal fase de lesión pulmonar. Se acumula líquido y los pulmones se vuelven rígidos, el dióxido de carbono aumenta y los pacientes desarrollan insuficiencia respiratoria aguda.

Cuando los pacientes tengan problemas notables para respirar y se presenten en el hospital con niveles de oxígeno peligrosamente bajos, muchos necesitarán un respirador.”

La hipoxia silenciosa que progresa rápidamente a insuficiencia respiratoria explica aquellos casos de pacientes con Covid-19 que murieron repentinamente a pesar de no haber presentado grandes dificultades para respirar en los días anteriores.

Lo que diferenciaría enseguida a un paciente que se está recuperando a otro que no lo hace, aunque los dos se sientan bien, es un oxímetro de pulso. Se coloca en el dedo y mide la saturación de oxígeno y las pulsaciones. Es un dispositivo relativamente económico y podría servir para detectar a

pacientes con hipoxia antes de que el daño pulmonar los mate. Levitan aconseja que las personas que se sientan fatigadas, o con síntomas por varios días midan su saturación de oxígeno aunque no sientan que se ahogan.

” No hay que esperar a estar ahogado, puede ser muy tarde”.

También se pueden hacer otras cosas para evitar recurrir inmediatamente a la intubación o a un ventilador, comenta Levitan.

Las maniobras de posicionamiento del paciente (hacer que los pacientes se acuesten boca abajo y de costado) abren los pulmones inferiores y posteriores más afectados en la neumonía por Covid.

La oxigenación y el posicionamiento ayudaron a los pacientes a respirar más fácilmente y, en muchos casos, parecieron prevenir la progresión de la enfermedad. En un estudio preliminar esta estrategia ayudó a evitar que tres de cada cuatro pacientes con neumonía por Covid avanzada necesitaran un ventilador en las primeras 24 horas.

 

Fuente: New York Times, CBS.

 

Related posts

Remedios naturales contra la congestión nasal

admin

Combinarán la vacuna de Oxford y la Sputnik V para ver si logran inmunidad por dos años contra el COVID19

admin

Gazpacho, una comida con sabor andaluz y perfecta para el verano

admin