SALUD

La alimentación, clave en el hipotiroidismo


2 millones de argentinos padecen este problema de salud que da síntomas difusos y afecta a las mujeres incluso en el embarazo, con más casos alrededor de los 50 años. Puede generar aumento de peso.

Cuando la glándula tiroides no es capaz de producir suficiente hormona tiroidea para mantener el cuerpo funcionando de manera normal se produce hipotiroidismo. Esto puede darse por diferentes razones, como padecer enfermedades autoinmunes, haber sufrido la eliminación quirúrgica de la tiroides y o el haber tenido exposición a tratamientos radiactivos en la zona del cuello.
En la actualidad, según cifras oficiales se estima que unos 2 millones de argentinos sufren de esta enfermedad. Si bien es más común en mujeres, también se da en hombres y aumenta con la edad. Alrededor de los 50 años es cuando se evidencian más casos, afectando a 1 de cada 10 mujeres.
A pesar de no tener cura, sí existen tratamientos que permiten regular su actividad para obtener un correcto funcionamiento del organismo y, en consecuencia, mantener una vida normal.

A qué síntomas estar atentos

“Cuando los niveles de hormona tiroidea están bajos las células del cuerpo no pueden recibir suficiente hormona tiroidea y los procesos corporales comienzan a funcionar con lentitud. A medida que esto sucede el paciente comienza a sentir más frío y se fatiga con mayor facilidad, se le reseca la piel y padece estreñimiento. También puede verse afectado a nivel neurológico, presentando olvidos e incluso cuadros depresivos”, explica la Dra. Sandra Licht, médica endocrinóloga de INEBA.
“Otro aspecto importante a tener en cuenta es que las enfermedades tiroideas pueden afectar a varios miembros de la familia por lo que es muy importante comentarle a los seres queridos sobre  hipotiroidismo para que puedan hacerse las pruebas de sangre correspondientes y confirmar o descartar si ellos también lo padecen”, agrega la especialista.
No es menor esta consideración si se tiene en cuenta que el hipotiroidismo en mujeres embarazadas puede causar abortos espontáneos y en menor medida otras complicaciones como preeclampsia, anemia, hemorragias postparto y nacimientos pretérmino.

 

Un tratamiento sencillo
Si bien no hay cura para el hipotiroidismo y a la mayoría de las personas las acompaña de por vida, asumiendo un tratamiento farmacológico correcto los pacientes pueden regular el funcionamiento de su organismo y hacer una vida totalmente normal. Los síntomas desaparecen y los efectos de este bajo funcionamiento disminuyen.
“La meta del tratamiento es mantener la hormona en el rango normal. Una vez ajustada la dosis de tiroxina – una droga que contiene la misma hormona T4 que el cuerpo produce – a las necesidades del paciente, el control es simple y se realiza una o dos veces al año, salvo que algún síntoma reaparezca o empeore, se produzcan cambios bruscos en el peso o si la persona comienza a tomar algún medicamento que pueda interferir en el proceso regulador”, comenta la Dra. Licht.

Además del tratamiento farmacológico con levotiroxina pautado por el endocrino, hacer una dieta para adelgazar teniendo en cuenta el hipotiroidismo puede ser de gran ayuda. Si le han diagnosticado hipotiroidismo siga estos consejos nutricionales.

 

Los alimentos recomendados 

 

La base de la dieta implica reducir el consumo de algunos alimentos que reducen la actividad tiroidea y aumentar el consumo de alimentos hipertiroidales.

Se debe aumentar el consumo de alimentos hipertiroidales, porque son ricos en yodo y activan la producción de hormonas tiroideas. Entre los vegetales: ajo, tomates, espinacas, habas, guisantes; cereales y legumbres: maíz, girasol, lentejas, arvejas, habas, avena. De las frutas y frutos secos: mango, manzana, dátiles, coco, frutilla, damasco, nueces del Brasil, piña, avellana, pistachos, anacardos; hierbas y especias. Entre las hierbas y especias el hisopo, hinojo, hiedra terrestre, canela, ginseng, albahaca. Se recomienda especialmente las algas marinas, los mariscos y sal yodada.

Hay que alimentos que aportan el aminoácido tirosina en la dieta para hipotiroidismo. La tirosina se obtiene de otro aminoácido, la fenilalanina, presente en pescado, carne, almendras, semillas de calabaza y sésamo.

Tambien son convenientes los alimentos que aportan vitaminas A, B2, B3, B6: huevo, bananas, almendras, berros, pepino, arvejas, hierbas (canela, ginseng, albahaca, hinojo).

 

Los prohibidos 

 

Crucíferas como coliflor, brécol, col, coles de bruselas y sobre todo el rábano, por su contenido en ácidos cafeico y clorogénico reducen la actividad tiroidea. Son los que más deben evitarse.

Frutos secos como castañas y nueces y legumbres como soja, garbanzos y maníes. Contienen también ácidos cafeico y clorogénico. La soja en especial no conviene.

Otros alimentos como cereales como mijo, trigo y semillas como las semillas de lino y los piñones, que también reducen la producción de tiroxina.

Se deben consumir pero con moderación apio, naranja, limón, zanahoria, aguacate, ciruela, berenjena, melocotón, granada y uva.

Por su contenido de litio se modera el consumo de cebolla, espárragos, endibias, melón, perejil, papas.

 

Una dieta balanceada

 

Si le han diagnosticado hipotiroidismo estos consejos ayudan a alcanzar y mantener el peso ideal.

Establezca un horario fijo de 5 comidas, teniendo en cuenta:

  • En todas las comidas debe haber: proteína, grasa favorable e hidratos de carbono.
  • Tres comidas principales y uno/dos tentempiés.
  • No dejar pasar más de una hora, desde que se levanta sin desayunar.
  • No deje pasar más de 4-5 horas entre comidas.
  • Si pasan más de 3 horas desde la cena a la hora de acostarse, tome un snack (tipo ½  mañana).
  • Tome un vaso de agua templada con 2-3 gotitas de limón antes de desayunar, ya que ayuda a restablecer el equilibrio ácido base.
    No mezcle féculas en la misma comida: pan, pasta, arroz, patatas, plátano, maíz, remolacha, calabaza.
  • Reduzca la ingesta de carnes rojas, embutidos, cortes de cerdo y quesos grasos, yema de huevo, alimentos procesados, refinados y excitantes (café, té, chocolate).
  • Beba de 1,5-2 litros de agua al día. Mejor fuera de las comidas.
  • La preparación de los alimentos será a la plancha, cocidos, al vapor, horno…. Evite preparaciones culinarias que incorporan mucha grasa: fritos, guisos, empanados, potajes, etc.
  • Puede condimentar la comida (limón, vinagre, especias, pimienta…) para dar sabor a los platos.
  • Modere la cantidad de sal. En caso de retención de líquidos es recomendable la “sal sin sodio”.
  • Las gaseosas cola dietéticas, el café, el mate y el té son acalóricos, pero son potentes estimuladores de la insulina y del almacenamiento de grasa corporal, por lo que es fundamental evitar su consumo y si los toma, que sea en el desayuno junto con otros alimentos con fibra. El resto del día tómelos descafeinados.

 

Related posts

Salud mental en cuarentena: las mujeres son las que más sufren

admin

Hoy llega la “Estrella de Belén”, un fenómeno astronómico que se repetirá en 800 años

admin

El secreto para adelgazar después de los 50

admin